Desarrollo de técnicas de conservación y restauración de obras electrográficas

(1960-1990)


La producción artística contemporánea se caracteriza por el empleo libérrimo de técnicas y materiales muy variados. Demasiado a menudo, esto supone que las obras se deterioran muy rápidamente, causando su pérdida. Las electrografías elaboradas entre 1960 y 1990 son un ejemplo de creatividad artística cuyos resultados están en riesgo porque fueron elaboradas con técnicas y materiales cuyo comportamiento a largo plazo se desconocía. El resultado es que este patrimonio, cuyo valor se incrementa sostenidamente con el paso del tiempo, está grave e inexorablemente amenazado.

La restauración se ocupa de obras únicas, no sólo en un sentido filosófico, sino también técnico. La investigación sobre fuentes de valor genérico (la historia de las técnicas papeleras en la segunda mitad del siglo XX, estudios sobre el comportamiento básico de los diazotipos, estudios sobre el grado de curling de un papel termográfico o análisis sobre la naturaleza de un grupo de tintas de las primeras fotocopiadoras, por ejemplo) son necesarias, pero no suficientes, para culminar un trabajo de conservación y restauración.

Para ello, se hace absolutamente necesario realizar pruebas sobre obras parecidas a la obra a tratar, y, en última instancia, sobre la propia obra. En este sentido, restaurar siempre implica un riesgo, porque el conocimiento en restauración aplicada tiene siempre algo de inductivo y deductivo simultáneamente. Por este mismo motivo, el contacto con restauradores con experiencia en obras similares a las tratadas constituye una fuente de información de crucial importancia. En resumen, para garantizar, o al menos mejorar sustancialmente, la preservación a medio y largo plazo de esta parte de nuestro patrimonio artístico (cuyo valor se incrementa de manera sostenida con el paso del tiempo), este proyecto se plantea los siguientes objetivos:

  1. Conocer la naturaleza física, química y estética de las electrografías más representativas pertenecientes a las colecciones del CAAC.
  2. Caracterizar las reacciones de las piezas más representativas ante los agentes de deterioro medioambiental más habituales.
  3. Caracterizar las reacciones de las piezas seleccionadas ante los tratamientos de restauración más comunes y/o previsiblemente aplicables.
  4. Definir las mejores condiciones de conservación y exhibición para las piezas de las tipologías seleccionadas.
  5. Diseñar estrategias de restauración para las piezas de las tipologías seleccionadas, en la medida de lo posible verificadas mediante la aplicación de tratamientos reales.